Las actrices de Hollywood dijeron “basta” al abuso y acoso sexual de hombres poderosos de la industria, pero también se cansaron de trabajar igual que sus compañeros por menos dinero.  Con la campaña Time’s Up exigen terminar con la brecha salarial por cuestión de género que existe en el negocio del entretenimiento.

Jennifer Lawrence, Patricia Arquette, Emma Watson, Diane Keaton, Charlize Theron y Salma Hayek, entre tantas otras, se unieron para hacer pública la desigualdad salarial que sufren cada vez que aceptan un trabajo en la pantalla grande.

Años luz, tal vez,  están de conseguir una industria del cine equitativa.  La última prueba de ello fue el salario que recibió Gal Gadot para protagonizar la taquillera Mujer Maravilla. 

Su queja es clara: cobran menos por realizar el mismo trabajo. Un planteoque no se sostiene por ningún lado, es hora de cambiarlo.

Michelle Williams y Mark Wahlberg en “Todo el dinero del mundo”

Mark Wahlberg y Michelle Williams

La semana pasada los medio estadounidenses dieron a conocer la disparidad salarial entre Mark Wahlberg y Michelle Williams, los protagonistas de All the Money in the World, establecida en sus contratos para rodar nuevas escenas de ese filme tras el despido de Kevin Spacey y la incorporación de Christopher Plummer.

Wahlberg cobró USD 1,5 millones por diez días de trabajo, mientras que Williams recibió no más de 1.000 dólares por el mismo periodo de tiempo, según indicaron al rotativo tres fuentes de la producción. Esos mismas informantes sostienen que la actriz nunca estuvo al corriente del salario que iba a recibir Wahlberg.

Robin Wright y Kevin Spacey en “House of Cards”

Kevin Spacey y Robin Wright

Si hay algo que Robin Wright tiene en común con la fría y calculadora Claire Underwood en el exitoso drama político de Netflix, es su capacidad de negociar. La actriz contó dos años atrás que para la cuarta temporada del aclamado show exigió a la compañía el mismo sueldo de su entonces coprotagonista, Kevin Spacey. 

“Les dije algo así como: ‘Quiero que me paguen lo mismo que a Kevin'”, contó la actriz de 50 años durante un evento de la Fundación Rockefeller, al hablar de la inequidad en los sueldos entre hombres y mujeres.

De acuerdo con estimaciones hechas por The Huffington Post, Spacey estaba ganando USD 500.000 por episodio antes del debut de la temporada 3 en 2014, mientras que su compañera se llevaba cerca de USD 420.000 por capítulo.

Aunque las cifras exactas se desconocen, se calculó que Wright, que ahora liderará ella el show en su última temporada tras el despido de Spacey,  podría haber ganado unos 80.000 dólares menos por episodio hasta que solventó esta desigualdad.

Natalie Portman y Ashton Kutcher en “Amigos con derechos”

(Grosby)

Durante una entrevista con la revista Marie Claire U.K., Natalie Portman confesó que recibió un pago tres veces más bajo que Ashton Kutcher en la comedia romántica Amigos con derechos (2011) y que, pese a saber de la discrepancia, no dijo nada en su momento.

“Ashton Kutcher recibió un sueldo tres veces mayor que el mío. Lo sabía y no hice nada (…) No me enojé lo suficiente“, explicó la ganadora del Oscar.

Son cada vez más las actrices que luchan por  terminar con la brecha salarial por género. De esta forma, Portman se une a la larga lista de actrices que alzan su voz, como lo hicieron Jennifer Lawrence, Hilary Swank, Emma Watson y Salma Hayek, entre otras.

Hilary Swank 

Hilary Swank pide a Hollywood por la igualdad salarial entre hombres y mujeres

La ganadora del Oscar aseguró que, tras ganar su segundo premio de la Academia, le ofrecieron un sueldo 20 veces menor que el de su coprotagonista -casi un desconocido para la crítica y el público- para participar en un filme.

“Gané mi segundo premio de la Academia, y después de dos películas, me ofrecieron otro rol. El protagonista no tenía ningún tipo de éxito, pero había hecho una cinta en la que era el chico lindo. A él le ofrecieron 10 millones de dólares y a mí 500 mil dólares.”, contó.

“Así que dije que no. Después ellos buscaron a otra persona, a la que le pagaron 50 mil dólares. Así que se ahorraron 450 mil dólares, probablemente para darle ese dinero al actor”, agregó.

Swank ganó un primer premio de la Academia en 1999 por Los muchachos no lloran, mientras que el segundo fue en 2004 por su papel de boxeadora en Million Dollar Baby.

Diane Keaton y Jack Nicholson en “Alguien tiene que ceder”

En sus memorias Then Again, la protagonista de Annie Hall contó que ella no recibió un back-end (un trato en el que los actores se bajan el salario para tener mayor porcentaje de los beneficios en taquilla) por la comedia que coprotagonizó con Nicholson en 2003, mientras él sí lo tuvo.

Es decir, que Keaten no cobró ningún porcentaje de los beneficios de la película. Cuando Nicholson se enteró, le mandó una carta que contenía un cheque con sus ganancias.

 

Gal Gadot en “Mujer Maravilla”

Gal Gadot

La actriz israelí Gal Gadot había recibido una paga de tan solo USD 300.000 mil por su protagónico en La Mujer Maravilla. A pesar de que pueda parecer una cifra alta, este sueldo es muy inferior al que recibieron algunos de sus colegas. Por ejemplo, Henry Cavill, el último Superman de la pantalla grande, ganó USD 14 millones en su última película interpretando al superhéroe.

Jennifer Lawrence

Gracias al hackeo en Sony se descubrió lo que había ocurrido en el filme La gran estafa americana.  La filtración de mails dejó al descubierto que el porcentaje de beneficios de la película que recibieron sus protagonistas masculinos era más alto que el de las femeninas. Este dato ayudó a que se empezara a hablar cada vez más de la diferencia salarial por cuestión de género en Hollywood.

El ataque norcoreano a Sony reveló que las actrices, Jennifer Lawrence y Amy Adams, cobraron muy por debajo de los actores, Christian Bale y Bradley Cooper. Ellas cobraron el 7% de los beneficios, mientras que ellos tenían el 9% por contrato.

Una de las primeras en pronunciarse fue Jennifer Lawrence, una de sus protagonistas. La ganadora del Oscar, después de descubrir la discriminación de la que había sido víctima, declaró: “Cuando descubrí cuánto de menos me estaban pagando con respecto a esas personas con pene no me enfadé con Sony, me enfadé conmigo misma”.

Explicó que se sentía molesta consigo misma por no haber exigido lo que le correspondía para no parecer “difícil” o “mimada”.

Charlize Theron 

Charlize Theron

Otra de las actrices que decidió contar su experiencia y hacer algo al respecto fue Charlize Theron. La intérprete sudafricana declaró que para la secuela de Blancanieves y la leyenda del cazador exigió que su sueldo se igualara al de Chris Hemsworth que cobraba 10 millones más que ella. Lo consiguió. 

Fuente: Ellas ganan menos: los casos más brutales de discriminación salarial en Hollywood