El museo del Louvre inicia un nuevo y lucrativo capítulo en Abu Dhabi

en Politica el 30/11/2017

El exterior del nuevo museo Louvre-Abu Dhabi museum. (Mohamed Somji/Louvre Abu Dhabi/The Washington Post)

Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos: Bienvenido a la “Isla de la Felicidad”

Aquí, en una isla desértica frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos, un estado joven y rico en petróleo busca superar a sus vecinos y marcar un antes y un después en la historia. Al mismo tiempo, el museo más famoso del mundo busca expandir su imperio y forrar sus arcas en las próximas décadas. Esta es la historia del Louvre-Abu Dhabi, la pieza central largamente esperada de un complejo multimillonario programado para mostrar algunos de los nombres más poderosos del universo cultural occidental: el Museo Guggenheim, la Universidad de Nueva York y la Sorbona, entre muchos otros.

Hace unos días, el proyecto del Louvre, la primera expansión en el extranjero de la que es, quizás, la institución artística más venerable de Europa, finalmente abrirá sus puertas después de una década de amarga controversia. En Francia, decenas de profesionales de la industria todavía critican lo que ven como un querido museo que ha sido vendido al mejor postor, aceptando USD 520 millones del gobierno de los Emiratos por el uso de su nombre. A nivel mundial, los organismos de control de los derechos humanos aún acusan al Louvre y a otras instituciones de la isla de haber explotado y abusado de la mano de obra migrante.

Los gobiernos francés y emiratí rápidamente bautizaron el nuevo Louvre como un museo universal “que transmitirá tolerancia y aceptación”. Pero el verdadero propósito de este reluciente espacio sigue siendo un tema de intenso debate. ¿El Louvre-Abu Dhabi es un juego más grande de estado y geopolítica más que de arte?

Dentro de los Emiratos, el nuevo museo se ve principalmente como un medio de refundición de la imagen pública de la nación desde “un patio de recreo en el desierto” a una potencia cultural.

(Mohamed Somji/Louvre Abu Dhabi/The Washington Post)

“Esta es una declaración importante. Esto está diciendo que no estamos jugando en ligas menores, estamos jugando en las grandes ligas. Probablemente sea el mejor museo del mundo y no solo tendrá una pequeña sucursal, sino una presencia masiva“, señala el Sultán Sooud Al-Qassemi, un coleccionista de arte real e importante de los Emiratos Árabes.

El proyecto también figura en la competencia interna entre los siete reinos constituyentes de los Emiratos, cada uno de los cuales busca su propio nicho distintivo, de acuerdo a Kristian Ulrichsen, experto en la historia de los estados del Golfo en la Universidad de Rice. Dubai, según él, abrazó negocios e infraestructura casi veinte años antes que Abu Dhabi, la capital, que en última instancia controla la mayor parte del petróleo del país. Enraizados con efectivo, las ambiciones de este último siguen aumentando.

En Francia, el Louvre-Abu Dhabi ha figurado durante mucho tiempo en discusiones que han trascendido mucho el ámbito del arte por el arte.

“El objetivo nunca fue estético, fue político”, lamenta Didier Rykner, un historiador de arte francés que se encuentra entre los críticos más abiertos del proyecto.

Autorizado por una ley de 2007 del parlamento de Francia, el nuevo museo es considerado un componente de poder blando de una expansión estratégica más amplia en la región del Golfo, que incluyó la instalación de bases militares permanentes en Abu Dhabi en 2009, la primera expansión del ejército francés en el extranjero desde que la descolonización comenzara a mediados de la década de los sesenta.

(Mohamed Somji/Louvre Abu Dhabi/The Washington Post)

En medio de la crisis del Golfo, sin embargo, también existe la amenaza de la cercana Qatar, cuya capital, Doha, se ha establecido desde hace tiempo como un centro más abierto de intercambio intelectual en la región: es el hogar de la red de medios de Al-Jazeera, un campus satélite del think tank Brookings y un aclamado museo de arte propio diseñado por IM Pei. El horizonte de Doha presenta un prominente rascacielos del arquitecto francés, ganador del premio Pritzker, Jean Nouvel, que más tarde fue designado comisionado para diseñar el Louvre-Abu Dhabi. Tal y como dijo Nouvel en una entrevista: “Ahora no es el momento de hablar de eso”.

Están tratando de desacreditar el intento de Qatar de construir una marca simple y esto solo les ayudará a proyectar una imagen de modernización benevolente“, insistió Ulrichsen.

Para los críticos, esa “modernización” es poco más que un espejismo del desierto.

Si bien es notablemente más liberal que sus vecinos en la región, los Emiratos todavía tienen tendencias represivas que limitan severamente la libertad de expresión, encarcelan a los disidentes y permiten que ciertos delitos sean castigados de acuerdo con la sharia.

 

Fuente: El museo del Louvre inicia un nuevo y lucrativo capítulo en Abu Dhabi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *