El café en California incluiría una "cucharada" de advertencias sobre el cáncer

en Politica el 13/02/2018

(Archivo)

Tomaré el espresso doble con carcinógeno humano“.

De acuerdo, Starbucks probablemente desarrollará un lenguaje más sutil si un juez de California decide que las cafeterías y otros lugares que ofrecen bebidas con cafeína caliente han violado una ley estatal que requiere que las empresas brinden una “advertencia clara y razonable” sobre sustancias químicas que causan cáncer.

Si se aprueba este año, el fallo pondría fin a una prolongada batalla entre una organización sin fines de lucro de California y decenas de minoristas de café, incluyendo a Starbucks y otras cadenas nacionales importantes. Lo que está en juego es si el café en California debería venir con una advertencia de cáncer porque, cuando la bebida se elabora con agua caliente, produce naturalmente una sustancia química conocida como acrilamida.

Si los minoristas de café pierden el caso, se enfrentarían a multas de millones de dólares. Si ganan, es posible que los californianos tengan que arriesgarse con una bebida que puede, o no, causar problemas de salud a largo plazo.

El estado de California enumera la acrilamida, un subproducto del proceso de cocción conocido como la reacción de Maillard, entre los productos químicos que se sabe que causan cáncer o toxicidad para la reproducción. La acrilamida ha estado en la lista desde el 1 de enero de 1990, aunque los científicos no descubrieron la presencia del químico en alimentos cocinados hasta 2002, cuando la Administración Nacional de Alimentos de Suecia informó sobre el tema. La acrilamida también se puede encontrar en las papas fritas, el pan y otros productos de granos.

Ocho años después de ese informe sueco, el Consejo de Educación e Investigación sobre tóxicos presentó una demanda civil contra Starbucks, Peet’s Coffee, Seattle Coffee y otras compañías haciendo referencia a las violaciones a la Ley de Agua Potable Segura y a la Toxic Enforcement Act, también conocida como la Proposición de ley 65, aprobada por los votantes en 1986, que requiere que todas las compañías con 10 o más empleados en California brinden advertencias claras antes de exponer a los clientes a cualquier sustancia química que se encuentre en la lista estatal de carcinógenos conocidos.

“Los demandados ocultaron a los californianos y al demandante que su café listo para beber contenía un producto químico que el estado sabía que causaba cáncer”, alega la demanda. Este reclamo pretende que Starbucks, Peet’s y el resto comiencen a colocar avisos, advirtiendo a los consumidores sobre los peligros potenciales de la acrilamida, y pagando multas de hasta USD 2,500 por persona por cada exposición al producto químico en las tiendas de los demandados. Las multas civiles podrían ser astronómicas.

Varios de los acusados han acatado esta situación, según varios informes publicados. Entre ellos se encuentran BP West Coast Products, que opera estaciones de servicio y tiendas de conveniencia; Yum Yum Donuts; y tiendas 7-Eleven.

Pero Starbucks y otras cadenas importantes permanecen bloqueadas en la batalla legal. Starbucks, como principal acusada, se negó a hacer comentarios, remitiendo a los reporteros a la Asociación Nacional del Café. El presidente y director ejecutivo del grupo, William “Bill” Murray, emitió una declaración:

“Se ha demostrado una y otra vez que el café es una bebida saludable. Las pautas dietéticas del gobierno de Estados Unidos establecen que el café puede ser parte de un estilo de vida saludable. Esta demanda simplemente confunde a los consumidores y tiene el potencial de burlarse de la Proposición 65, en un momento en el que el público necesita información clara y precisa sobre la salud”.

Aprobada por los votantes para reducir la contaminación industrial del agua potable del estado, la Proposición 65 ha sido un éxito para proteger a los californianos de posibles toxinas y una gran ayuda para los abogados, ciudadanos privados y otras personas que pueden demandar en nombre del estado y reclamar parte de las sanciones civiles. Algunas empresas, de acuerdo con numerosos informes, dicen que la Proposición 65, con su lista de cientos de carcinógenos sospechosos, ha proporcionado municiones para que los abogados sacudan a las empresas por los asentamientos.

De hecho, según USA Today, la firma de abogados que las representa en el caso del café también representó a otra organización en una queja similar con los fabricantes de papas fritas. Al igual que el café caliente extraído de los frijoles, las papas fritas contienen acrilamida. En 2008, el Metzger Law Group, de acuerdo con USA Today, se conformó con los productores de chips, que acordaron “pagar USD 3 millones y eliminar la acrilamida de sus productos”.

Los abogados de Metzger no respondieron a las llamadas de The Washington Post.

En la demanda contra las cafeterías, Metzger y CERT argumentan que incluso una porción de 340 mililitros de café caliente “contiene aproximadamente 10 veces más acrilamida que el nivel de riesgo no significativo (“NSRL”) establecido por la Oficina de Evaluación de Riesgos de Salud Ambiental de California“.

Hasta la fecha, los demandados han argumentado ante los tribunales que el café debería incluirse en virtud de la exención de la Proposición 65 para los productos químicos que se producen naturalmente durante el proceso de cocción. También han abogado por los muchos beneficios para la salud del café, como un menor riesgo de enfermedad hepática y diabetes tipo 2, por no mencionar un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer y cáncer de próstata (por otra parte, los estudios han relacionado el café con un mayor riesgo de ataques cardíacos e hipertensión).

La evidencia científica que relaciona la acrilamida con el cáncer en humanos es escasa. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, los estudios han descubierto que la acrilamida aumenta el riesgo de cáncer en ratas y ratones cuando se coloca el químico en agua potable y en animales con dosis “entre 1,000 y 10,000 veces más altas que los niveles a los que las personas podrían estar expuestas en los alimentos”. La sociedad aún no sabe cómo se traducirían los resultados en humanos, pero sugiere limitar la ingesta de acrilamida.

En cuanto a los estudios con personas, la Sociedad Americana del Cáncer señala: “la mayoría de los estudios realizados hasta ahora no han encontrado un mayor riesgo de cáncer en humanos. Para algunos tipos de cáncer, como el cáncer de riñón, endometrio y ovario, los resultados han sido mixtos, pero actualmente no hay una relación directa con la ingesta de acrilamida“.

La Administración de Alimentos y Medicamentos señala que la acrilamida es un “problema para la salud humana”, pero no llega a recomendar que las personas dejen de comer alimentos que contienen el producto químico. La agencia continúa estudiándolo.

Próximamente, ambas partes en el enfrentamiento del café de California se sentarán para una mediación privada, de acuerdo a unas informaciones de CNN. Pero si no pueden llegar a un acuerdo, la decisión recaerá en el juez del caso. El magistrado Elihu M. Berle podría ser la persona que decida si una taza de café en California debe venir con una advertencias sobre el cáncer.

Fuente: El café en California incluiría una "cucharada" de advertencias sobre el cáncer

Deja un comentario