Dolores en el embarazo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

Según la kinesióloga Silvia López Senes, durante el embarazo acontecen cambios fisiológicos y anatómicos, que acompañan el crecimiento del bebé. En cuanto a los primeros, dice que son varios:

*El tejido conectivo se vuelve más elástico por la segregación de una hormona llamada relaxina, que prepara los ligamentos para que estén más laxos a la hora del parto.

*El tórax se ensancha, las costillas flotantes se separan, disminuyendo así el diámetro de la cintura.

*Se predispone al aumento de la curva dorsal normal (cifosis) debido al aumento de las mamas.

*El diafragma, al ser un músculo que se inserta en las costillas, se aplana, y disminuye su expansión, por lo tanto el patrón respiratorio cambia, volviéndose mas apical y superficial

*El centro de gravedad se desplaza hacia delante, aumentado la lordosis lumbar fisiológica.

La panza crece…

Con respecto a los cambios físicos, la profesional cuenta que se deben a que la distribución de las curvas de la columna y del peso, a medida que la panza crece, obligan a los músculos posturales a modificar la respuesta estática y dinámica corporal, por lo cual, las sobrecargas musculares pueden suceder mas frecuentemente. Debido a esto, pueden aparecer diferentes molestias tales como:

*Dolores de cuello y espalda

*Hormigueos en los brazos

*Pubalgia (dolor en la zona del pubis), ya que la sínfisis (conexión entre las dos partes del pubis) tiende a separarse por el efecto de la hormona relaxina. ¿Qué hacer?:
-Evitar el exceso de peso y mantener una actividad física regular pueden ayudar a evitar su aparición.
-Realizarse un tratamiento kinésico a fin de aliviarla.

*Pie Plano transitorio: El aplanamiento de la bóveda plantar se incrementa por el aumento del peso y el efecto de la hormona relaxina.
-Es importante utilizar un calzado confortable.
-Consultá con un médico especialista en ortopedia para revisar si es necesario una plantilla recetada.
-Para liberar la tensión de la musculatura plantar, podés pisar descalza una pelota de tenis, haciéndola rodar por toda la planta del pie, durante 3 a 5 minutos. Ese automasaje es muy relajante y beneficioso además para el retorno venoso.

*Edema en las piernas: El embarazo es una de las causas de insuficiencia venosa profunda (várices), además de la posibilidad de aparición de flevoedemas (edemas dinámicos).
-Hoy en día hay una gran oferta de medias de compresión específicas para ayudar al sistema flevolinfatico y mejorar el retorno de la sangre y disminuir la acumulación de líquidos.
-El drenaje linfático es una excelente técnica en caso de edema.
-Ayudamos a no empeorarlo si evitamos no estar mucho tiempo de pie, y no usando prendas demasiado ajustadas.

¡Movete!

Una vez que tu obstetra te de el ok, ya estás lista para realizar una actividad física que te ayudará a sentirte mejor y tener menos dolores posturales. Las actividades de bajo impacto que aconseja la asesora son:
caminata, bicicleta fija, natación o gimnasia acuática, yoga, eutonía, pilates, etc. Además, comenta que hay muchas alternativas para aliviar las dolencias causadas por estos cambios, como estiramientos, masajes o Reeducación Postural Global (RPG).

“Un kinesiólogo puede enseñarle a la futura mamá, ejercicios de tonificación de la bóveda plantar, para estimular el retorno venoso y para movilizar el cuerpo. También puede aconsejarla sobre higiene postural de los movimientos cotidianos, para estar atentas y evitar posiciones potencialmente lesionantes”, concluye López Senés.

Por Paula Labonia / Asesoró: Prof. Lic. Silvia López Senés, kinesióloga especialista en Reeducación postural, docente en la Asociación Argentina y Latinoamericana de Eutonia (AALE), M.N. 8.739.

LEA MÁS:

Descubrí los beneficios de hacer yoga en el embarazo

Embarazo saludable: los 3 estudios que no te pueden faltar

Fuente: Edema en las piernas, dolor de espalda: cómo evitar las molestias del embarazo