Diez datos sorprendentes sobre motores híbridos

en Politica el 30/11/2017

Los autos híbridos combinan dos motores: uno naftero y otro eléctrico.

El primero: para muchos, la tecnología híbrida parece del futuro, pero es mucho más antigua (y a la vez actual y vigente) de lo que suena. Las primeras patentes de motores híbridos (combinación de nafta y batería eléctrica) datan de 1896 y surgieron paralelamente en los Estados Unidos e Inglaterra, pensadas para ser utilizadas en ómnibus de transporte público.

Ahorro y eficiencia: los autos híbridos pueden gastar hasta un 50% menos combustible que los autos 100% nafteros en el mismo kilometraje. Esto se debe a que alternan entre ambos motores de acuerdo a la circunstancia. El mayor ahorro se da en ámbitos urbanos gracias a un mayor uso del motor eléctrico.

Silencio: cuando el vehículo utiliza solamente el motor eléctrico, se vuelve mucho más silencioso que un auto normal. Las vibraciones y los sonidos también son mantenidos al mínimo durante la transición al sistema naftero.

El interior de los autos híbridos es mucho más silencio que el de los autos de motores tradicionales.

No sólo para autos: la tecnología de motores híbridos se usa en muchas otras máquinas, tanto de uso particular como industrial. Locomotoras, submarinos, camiones mineros, grúas y hasta aviones. Muchas aerolíneas buscan incorporar esta tecnología en vuelos comerciales en los próximos años.

Llegada a la masividad: el primer automóvil híbrido producido en serie fue el Prius, introducido al mercado japonés en 1997 bajo el lema “Justo a tiempo para el S XXI”. Ese auto llegó a la Argentina en 2009 y continúa siendo el único modelo híbrido del mercado local.

Eco-friendly: los autos híbridos de última generación cuentan con motores y sistemas de escape muy eficientes a la hora de eliminar emisiones contaminantes. Estos automóviles pueden emitir hasta un 40% menos de partículas sólidas y CO2 que autos similares 100% nafteros.

La tecnología híbrida es menos contaminante que los motores 100% nafteros.

Tax-free: en distintos lugares como Estados Unidos y varios países de la Unión Europea, los gobiernos hacen importantes quitas de impuestos para fomentar la compra y el uso de este tipo de automóviles. La Argentina tomó una medida de este tipo a principios de este año, con una quita de hasta el 35% al impuesto de importación que se ve reflejado en el precio de las unidades.

Sin enchufes: la falta de información lleva a muchos a creer que es necesario “enchufar” los autos híbridos para cargar las baterías del motor eléctrico. Esto es parcialmente falso. Automóviles como el Toyota Prius recargan sus baterías cuando se frena o desacelera, el motor eléctrico funciona como un generador, convirtiendo la energía cinética del vehículo en energía eléctrica. Este sistema es particularmente efectivo en recobrar energía cuando se circula por la ciudad.

No todos los híbridos necesitan enchufarse para recargar sus baterías.

Potencia: la última versión de un híbrido como el Prius está equipado con un motor naftero de ciclo Atkinson VVT-i de 1.8 litros de 98 CV y un torque de 142Nm, y un segundo motor eléctrico que entrega 72 CV y un torque de 163 Nm. La potencia total del sistema híbrido del Prius es de 122 CV, lo que lo equipara con autos de su misma gama en materia de potencia y desempeño.

Mayor durabilidad: los automóviles híbridos tienen menos sistemas que funcionan en base a fricción. Estos no cuentan con embragues, ni correas, ni los intrincados sistemas de engranajes y sincronizadores de las cajas de cambio manuales, lo que resulta en menos piezas que sufren desgaste. Incluso los neumáticos duran más, debido a la distribución de peso y el menor roce de la rueda gracias al sistema de recargas de la batería que “absorbe” parte de la energía del frenado.

Fuente: Diez datos sorprendentes sobre motores híbridos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *