Edificio Dakota

Estamos en la calle 72 y Central Park West, en el Upper West Side de Manhattan, Nueva York, justo en el monumento Strawberry Fields, que es difícilmente visto sin hordas de turistas. Alzamos la mirada hacia el frente de la calle y en el número 1 de la 72 vemos el imponente edificio Dakota, una de las construcciones con peor fama del mundo.

El histórico edificio de departamentos fue construido entre el 25 de octubre de 1880 y el 27 de octubre de 1884 a pedido de Edward Clark, director de la reconocida Singer Sewing Machine Company, quien contrató a la firma de arquitectos de Henry Janeway Hardenbergh, la misma que diseñó el famoso Hotel Plaza. Su estilo es del renacimiento alemán y la distribución de los pisos está inspirada en la arquitectura francesa de finales del siglo XIX.

El Dakota durante su construcción

Desde que abrió sus puertas en 1884, el lujoso edificio fue un imán para los famosos. Por éste pasaron, entre otros, las actrices Mia Farrow y Judy Garland, los actores Boris Karloff y Alec Baldwin, el compositor y director de orquesta Leonard Bernstein, los cantantes Roberta Flack, Jennifer López, Marc Anthony, Bono, Sting y Paul Simon y, tal vez los más célebres de todos, el músico John Lennon con su esposa, la artista Yoko Ono.

Cuando se construyó, el edificio estaba tan lejos de la ciudad que no llegaba la electricidad, por lo que se decía que parecía estar en Dakota, la ciudad más lejana al Oeste de los Estados Unidos. Según sus residentes, su particular nombre se debe a esto, pero otra leyenda, que hasta llegó a comentar Lennon, cuenta que en su propio apartamento se encontraba el fantasma de un mujer llamada Dakota que lloraba de forma desconsolada.

El Dakota en la década de su apertura

El Dakota siempre fue tan popular que no hubo departamentos disponibles durante sus primeros 45 años y hasta 1929 todos permanecieron ocupados. Aún hoy, los interesados en adquirir un piso deben atravesar un proceso de selección muy riguroso y una junta determina si acepta o no la solicitud, ya que no alcanza con tener entre los 4 ó 30 millones de dólares que cuesta un departamento en este prestigioso edificio. Ya rechazaron propuestas de Melanie Griffith y Antonio Banderas, Cher, Billy Joel, Madonna y Carly Simon, entre otros.

Su historia es apasionante y extensa, pero hay 3 hechos en particular que le dieron al Dakota la fama de estar maldito.

La casa de los espíritus

A principios del siglo XX residió en el Dakota el célebre brujo Aleister Crowley, quien fue considerado uno de los hombres más perversos del mundo y llevó a cabo varios rituales de magia negra dentro del edificio. Fue tan reconocido que The Beatles lo incluyeron en la portada de su disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, por considerarlo una de las personas que cambió el mundo.

Crowley en la tapa de Sgt. Pepper…

Al regreso de un viaje a Egipto, Crowley dijo haber recibido las revelaciones de un demonio que le había dictado los textos para una nueva era. Se dice que impregnó el Dakota de maldiciones y de mala suerte a quien viviera o realizara alguna actividad en su interior.

Por la misma época, también vivió allí el actor de cine de terror Boris Karloff, el cual participó en veladas de espiritismo. Dicen que cuando murió, se registraron fenómenos de poltergeist y su fantasma se manifestó en el lugar.

Se cree que el sumo sacerdote de la brujería Wicca inglesa, Gerald Brossau Gardner, se alojó en el Dakota cuando visitó la Gran Manzana y allí celebró rituales invocadores de las potencias ocultas de la naturaleza.

De El bebé De Rosemary a Charles Manson

Roman Polanski se inspiró en Gerald Brossau Gardner y eligió los alrededores del Dakota para rodar El bebé de Rosemary en 1968. Pero el cineasta no sabía que así contribuiría a alimentar el mito y lo sufriría en carne propia.

Mia Farrow en una escena de “El bebé de Rosemary”

La película, que relataba cómo una inocente mujer, encarnada por Mia Farrow, era elegida por un grupo satanista para que engendrara y diera luz al hijo del diablo, se convertiría en un clásico absoluto del cine de terror.

El Bebé De Rosemary puso al Dakota en el foco de atención no sólo porque durante la grabación Farrow se separó de su marido, el cantante Frank Sinatra, sino a raíz de darse a conocer las supuestas connotaciones mágicas y ocultas que el edificio poseía. Durante el rodaje, se instaló allí Anton Szandor LaVey, quien había fundado la iglesia satánica norteamericana el 30 de abril de 1966, proclamándose posteriormente como el Papa Negro. Diversos grupos de practicantes de la magia negra y de sectas satánicas se congregaron ante el Dakota para amenazar a Polanski y su equipo e impedir que la película se lleve a cabo. Entre estos personajes se encontraban Charles Manson y su secta, llamada La Familia.

Roman Polanski junto a la puerta donde todavía puede leerse “Pigs” (Cerdos)

Las amenazas fueron cumplidas el 8 de agosto de 1969, cuando tres miembros de La Familia ingresaron a la mansión de Polanski ubicada en la calle Cielo Drive, en Hollywood, y asesinaron a cinco personas. Entre ellas se encontraba la actriz Sharon Tate, esposa del cineasta, quien estaba de 8 meses y medio de embarazo.

Los asesinos, aparte de mutilar a Tate (le seccionaron los pechos con un cuchillo) y dejar que se desangrara en el suelo, escribieron en la pared con la sangre de las víctimas referencias a las canciones Piggies y Helter Skelter del Álbum Blanco de The Beatles. Manson interpretó que la letra de Helter Skelter hablaba de una hipotética guerra racial que, según él, se avecinaba, y creía que los asesinatos podrían ayudar a precipitarla. Sí, esta es la segunda relación entre el Dakota y The Beatles. Pasemos a la tercera.

De Sgt. Pepper y Helter Skelter a Strawberry Fields

El vidente Álex Tanous se encontraba en los despachos de la American Society for Psychical Research frente al edificio Dakota cuando hizo una increíble predicción ante las cámaras del programa televisivo Fenómenos Inexplicables: “Una estrella célebre del mundo del rock va a morir de forma insólita… Y digo insólita porque habrá algo extraño en esa muerte que afectará a miles de personas por la gran popularidad de la víctima”.

A cien años de comenzada su construcción, el Dakota volvería a estar en las portadas de todos los diarios del mundo.

Lennon y Ono frente al Dakota

John Lennon, su esposa Yoko Ono y su hijo Sean se mudaron al edificio en 1973. Siete años después, el 8 de diciembre de 1980 por la mañana, Lennon le firmó un autógrafo a Mark David Chapman, el fanático acérrimo que esa misma tarde lo asesinaría a sangre fría con cinco disparos en la entrada del Dakota. Chapman estaba armado con una pistola de 38mm y poseía un ejemplar del libro El guardián en el centeno, de JD Salinger.

Hoy en día, frente al Dakota se encuentra el monumento Strawberry Fields que recuerda al músico de The Beatles en la que fue una de sus zonas favoritas del inmenso Central Park.

El monumento Strawberry Fields

A pesar de la muerte de Lennon en la puerta del edificio, la artista Yoko Ono aún sigue viviendo en el mismo piso y hasta aseguró en más de una oportunidad haber visto al fantasma de su difunto marido y escucharle decir “No tengas miedo, todavía estoy contigo”.

El edificio Dakota, que fue añadido al Registro Nacional de Lugares Históricos en 1972 y declarado Lugar Nacional de Interés Histórico en 1976, sigue siendo uno de los edificios más emblemáticos, exclusivos y caros de Manhattan a pesar de su fatídica fama.

MÁS SOBRE ESTE TEMA 

Houdini: la increíble vida llena de engaños del primer gran ídolo de masas

#Dante2018: el famoso edificio que alberga el espíritu de la “Divina Comedia” en Buenos Aires

Fuente: De Aleister Crowley a Lennon: las historias trágicas detrás del edificio Dakota