Córdoba y un problema con dos caras: el exceso y la falta de agua

en Politica el 29/11/2017

El sur de la provincia sufre de exceso de agua, mientras que la zona sur necesita lluvias con urgencia.

El centro del país, especialmente Córdoba está siendo afectada por falta de agua. De no revertirse pronto la situación, podrían verse afectados negativamente los cultivos de verano.

Luego de anegamientos, inundaciones, emergencia agropecuaria y 170 mil hectáreas bajo el agua, especialmente en el sur y sudeste de la provincia de Córdoba, hoy la región productiva estaría sufriendo déficit de agua. Para algunas zonas, como las del sur resultaría favorable, y para otras, como las del norte, podría ser un problema.

Al respecto, Infobae consultó al ingeniero agrónomo, Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua (CIRN) del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). “Todos escuchan que hay napas sobre la superficie, que sobra agua y quizás en algunos lugares esto continúe. Sin embargo, está la otra cara en la misma región donde faltan agua”.

Un déficit a favor y en contra

Según datos proporcionados por el departamento de información agroeconómica de la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA), en la provincia hay diferentes situaciones. La zona sur y este acarrean años de excesos hídricos, el caso de los departamentos Unión, Marcos Juárez, General Roca, algo del departamento Juarez Celman y sobre todo lo que es la porción sur del departamento Río Cuarto. Cabe destacar que en 2016 se registraron importantes pérdidas en la zona sembrada de cultivos estivales.

Al respecto, la ingeniera agrónoma Carla Spinazze de la BCCBA en diálogo con Infobae, explicó: “Este año, debido a que arrancamos esta primavera con precipitaciones menores en esos departamentos, dicha situación es favorable porque ayuda a drenar los lotes y a tener caminos más accesibles para poder empezar con la campaña estival y poder hacer la cosecha de trigo”.

Donde se observa falta de precipitaciones es especialmente al norte, en Tulumba, Totoral y sobre todo Río Seco, que es el departamento que limita  con Santiago del Estero. De acuerdo a lo que informa la BCCBA, en general, es una zona donde siempre la mayor superficie, entre el 85% y 90% de lo que son cultivos estivales se siembran en fechas de siembra tardía. “La soja arranca a mediados de noviembre y el grueso de la siembra de soja y maíz se hace de diciembre hasta mediados o fines de enero, por la falta de precipitaciones primaverales, es normal en esas zonas que hayan siembras tardías”, detalló Spinazze.

Para el especialista del CIRN, no todas las situaciones son iguales, y no hay homogeneidad en los comportamientos del sistema, por tal motivo el clima puede tener impactos diferentes en distintas regiones. “Hoy estamos viendo falta de agua en muchos suelos y las previsiones climáticas de acá a tres meses, en gran parte de esa región noroeste, que hoy inclusive está con déficit de agua en el suelo, plantea un escenario de lluvias por debajo de lo normal”, aclaró.

Los cultivos

La siembra del garbanzo comenzaría la semana que viene. En base a los datos proporcionados, el rendimiento caería bastante respecto a la campaña anterior pero sobre todo por las heladas registradas en mayo y junio. “El principal problema no sería sobre los cultivos de invierno y lo que respecta a cultivo de verano hay poco sembrado todavía. Si, se están esperando esas lluvias para poder arrancar con la siembra”, expresó Spinazze.

La zona sur y este de la provincia de Córdoba viene de años de problemas por exceso de precipitaciones.

Respecto al cereal maíz, este año se ha sembrado un poco más que otros. “Nuestra estimación lo que nos está dando y lo que es maíz temprano en Córdoba se ha sembrado aproximadamente 800 mil hectáreas más. Casi el 33% del total del maíz que se estima que se va hacer se sembró temprano, donde el año pasado había sido un 25%. En el norte, se están esperando lluvias para poder arrancar con la siembra y lo poquito que se haya sembrado, por supuesto que si hay lluvias lo va a favorecer”, detalló la especialista de la BCCBA.

El último fin de semana se registraron entre 15 y 20 milímetros, la zona noroeste está necesitando una cantidad de lluvia importante. Spinazze comentó que “hay nuevos pronósticos para estos días, sobre todo lo que es el fin de semana, hay que ver si se concretan o no esas precipitaciones”.

Por su parte, Di Bella, al referirse a la escasez de agua en los suelos, sostiene que “más bien quizás está faltando el agua superficial y eso es lo que impacta en los primeros estadios de emergencia”. En tanto, advirtió que de no haber lluvia en los próximos días se retrasaría cada vez más la siembra de cultivos, “a medida que se retrasa la siembra se afecta la producción futura, el ciclo de crecimientos es más corto y la producción es menor”.
Para el experto, noviembre, diciembre y principalmente enero son los meses más críticos para muchos de los cultivos de verano.

Siembras tempranas y tardías

Para Spinazze es “normal” que en la zona norte las precipitaciones se hagan esperar más. Su argumento es que al ser una zona más árida, con temperaturas más altas hace que se necesiten esas precipitaciones y además, las reservas hídricas en el suelo son más bajas. En cambio, en la zona sur y este de la provincia donde el clima es diferente, los suelos tienen otras reservas y es distinta la precipitación.

A modo de contraste, en el sur y este de Córdoba, el 80% de las siembras estivales son tempranas. En cambio, en el norte, el 80% son siembras tardías, y eso responde en cierta medida a las precipitaciones de cada zona. “No es anormal que en el norte se siembre tarde, es así. Hay años que empezó a llover en octubre y quizás hay mayor porcentaje que se siembre temprano, pero siempre el mayor porcentaje de la siembra en el norte es tardía”, subrayó Spinazze.

Si se compara la situación con el 2016, desde la BCCBA informaron que el escenario fue más o menos similar.

“Por supuesto que estamos necesitando lluvias para avanzar en la zona norte de Córdoba y arrancar con el grueso de la siembra. En el sur, puede que haya menos precipitaciones que otros años, pero venimos de épocas de inundaciones, entonces si empieza a llover mucho va haber excesos hídricos de nuevo”, analizó la técnica del departamento de información agroeconómica de la BCCBA.

“Donde la situación es crítica, cualquier evento fuera de lo normal altera muchísimo el sistema“,  sintetizó el Dr. Di Bella.

Pronóstico extendido

El técnico del CIRN, considera que la situación se está perfilando para una condición de temperaturas más altas durante el verano y lluvias más bajas o normales, lo cual podría ayudar mucho en lugares donde hay excesos para que se consuma el agua y haya evapotranspiración. Pero, por otro lado,en lugares donde está faltando el agua, esto podría significar un problema de estrés hídrico. “Hay que prestarle atención sobre todo a aquellas zonas de Córdoba a las que quizás le está sobrando el agua y en las que podría faltar”, sugirió Di Bella, que además recomienda consultar con frecuencia el pronóstico, debido a su enorme variabilidad y a su dificultad de previsión a largo plazo.

Fuente: Córdoba y un problema con dos caras: el exceso y la falta de agua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *