¿Cómo influye la tecnología sobre el rendimiento escolar de los niños?

en Politica el 11/01/2018

(Archivo)

Para bien o para mal, las tareas escolares han pasado a ser online. Hoy en día los niños hacen sus investigaciones a través de internet, envían mensajes a las juntas de discusión del aula o completan programas de aprendizaje basados en la Web. La Comisión Federal de Comunicaciones advierte que los estudiantes que no tienen conexiones rápidas a Internet “están en desventaja con respecto a aquellos que están conectados“, razón por la cual el gobierno ha impulsado un programa de miles de millones para ayudar en aquellos hogares de bajos ingresos a conectarse a la banda ancha.

Es difícil negar la importancia de construir sistemas digitales para las nuevas generaciones. Pero las computadores no son solo máquinas de productividad, sino que también son portales para la distracción. Si los adultos luchan por mantenerse enfocados en el navegador ¿cómo podemos esperar que un niño sí lo esté? Cada rato que pasas jugando al Candy Crush o verificando tu cuenta de Facebook o Instagram es el tiempo que te estás quitando de hacer actividad física o, como bien sabes, de sueño.

Así que uno tiene la sensación de que las computadoras, a veces, son un mal necesario. Ante esta situación los padres se preguntan si los costos de tener computadoras para sus hijos superan a los beneficios.

(Archivo)

Hace varios años, los economistas realizaron un experimento fascinante. Algunos de los resultados, publicados en la Oficina Nacional de Investigación Económica, muestra que los beneficios de tener una computadora en casa son sutiles.

¿Cómo afectan las computadoras en el desempeño escolar?

Entre 2008 y 2010, los investigadores recorrieron 15 escuelas públicas de California en busca de estudiantes de sexto a décimo grado que no tenían acceso a una computadora en casa. Estos niños, que eran en su mayoría de bajos ingresos y que representaban alrededor del 24 por ciento del conjunto infantil, fueron divididos al azar en dos grupos.

(iStock)

Un grupo recibió máquinas con Windows y Microsoft Office instalado y con un servicio de telefonía. El otro grupo no obtuvo nada. Al final del año escolar, los dos fueron comparados. Los investigadores afirman que esto representa el primer gran ensayo controlado de computación en casa.

En uno de los primeros artículos de este proyecto, publicado en 2013, los economistas Robert Fairlie y Jonathan Robinson encontraron que los niños que obtuvieron computadoras no lo hicieron mejor académicamente, pero tampoco lo hicieron peor. Los grados y los puntajes de las pruebas estandarizadas fueron más o menos los mismos entre los dos grupos.

¿Por qué las computadoras domésticas no mejoraron el rendimiento escolar? Bien, los niños sin computadoras todavía tenían una manera de terminar su trabajo: podían ir a la biblioteca o utilizar las computadoras de la escuela, donde sus actividades se monitoreaban más de cerca.

(iStock)

Parece que, de hecho, tener una computadora en casa era realmente una distracción. Los niños reportaron gastar mucho más tiempo jugando a videojuegos y colgando cosas en sus redes sociales. De promedio registraron 2.5 horas adicionales a la semana frente a la computadora en comparación con sus compañeros en el grupo de control. Solo 40 minutos de ese tiempo extra se dedicó a la tarea.

Pero al final este estudio no tuvo un efecto medible. El experimento tuvo el poder de detectar diferencias bastantes pequeñas.

El informe de Fairlie y Robinson pone en duda los esfuerzos para cerrar “la brecha digital en las tareas escolares“. Como concluyó, “la propiedad de la computadora por sí sola es poco probable que tenga un gran impacto en los resultados de educación a corto plazo para los niños de bajos ingresos”.

(iStock)

Un beneficio inesperado

Ahora, en un artículo de seguimiento, Robert Fairlie y Ariel Kalil encontraron que este análisis ayudó a los niños, pero de una manera inesperada. Los hizo mucho más sociales, no solo a través del mundo digital, sino en la vida real.

Según los resultados preliminares, los niños que recibieron aleatoriamente una computadora gratuita se comunicaban con más amigos de forma regular que los estudiantes que no tenían computadoras. También pasaron más tiempo, y en persona, con algunos amigos. No hubo una diferencia medible en las experiencias de acoso cibernético.

En resumen, los resultados muestran un patrón de pequeños beneficios positivos para el desarrollo social de los jóvenes y no hay ninguna evidencia significativa del creciente aislamiento social“, señalan los dos investigadores.

(Archivo)

Los niños que vieron el mayor beneficio fueron aquellos que no tenían una cuenta de redes sociales al principio del experimento. Se volvieron más propensos a charlar y a reunirse con amigos cara a cara. “Las computadores domésticas permitieron que estos niños, que anteriormente estaban participando socialmente en niveles inferiores, alcanzaran, o al menos parcialmente, a los pequeños que previamente estaban participando en niveles más altos socialmente”, agregan.

Fuente: ¿Cómo influye la tecnología sobre el rendimiento escolar de los niños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *